miércoles, 28 de octubre de 2009

- Desde la “Locomotora Nº1” al ICE


En febrero de 1804, el primer tren a vapor de la historia hizo su primer viaje. Hasta entonces, los animales habían sido los más importantes medios de viaje y transporte. Ahora era posible transportar cargas más grandes, más rápidamente y a través de mayores distancias.
A fin de cuentas, Richard Trevithick inventó la locomotora de vapor como resultado de una apuesta. Él quería que su locomotora reemplazara a los caballos que arrastraban pesadamente a los carros, desde una fundición hasta un canal cercano.
Las condiciones previas a la innovación del ingeniero inglés, eran dos inventos que ya habían sido realizados: los rieles, utilizados en minería, y un motor de vapor relativamente potente. Entonces Trevithick combinó ambos. Colocó el motor a vapor sobre las vías, y utilizó su potencia para mover las ruedas. ¡La primera locomotora había nacido!
El 13 de febrero de 1804, el tren emprendió su primer viaje. Durante unas buenas cuatro horas, la locomotora de Trevithick recorrió la distancia desde la fundición hasta un canal cercano, a una velocidad máxima de 8 kilómetros por hora. La apuesta había sido ganada.
En 1825, se inauguró en Inglaterra la primera línea ferroviaria pública propulsada a vapor, entre Stockton y Darlington. Sin embargo en un principio, la “Locomotora Nº1” de George Stephenson transportaba únicamente cargas.
En 1829, el ingeniero inglés participó de una competencia con “Rocket”, su locomotora de vapor. Los participantes debían viajar 56 kilómetros, cargar combustible y agua y luego emprender el viaje de regreso transportando una pesada carga. “Rocket” triunfó con un promedio de 24 kilómetros por hora.
El próximo gran proyecto de Stephenson era una ruta ferroviaria entre Liverpool y Manchester. En 1830, se inauguró la primera línea ferroviaria para pasajeros. Dos años más tarde, abrió en Francia la primer línea de trenes propulsados a vapor. Le siguió, en 1835, la apertura de una línea ferroviaria en Alemania. La era del ferrocarril había comenzado.



Con el transcurso del tiempo, la locomotora de vapor fue reemplazada por la locomotora eléctrica y la diesel, que probaron ser más poderosas y rentables. Ya en 1842, el inventor escocés Davidson había construido la primera locomotora con un sistema de energía eléctrica. En 1879, Werner von Siemens desarrolló la primera locomotora con corriente directa, con una potencia de 3 caballos de fuerza. La primera línea ferroviaria eléctrica fue finalmente inaugurada entre Baltimore y Ohio, en los Estados Unidos, en 1894. En 1908, el italiano Belluzo construyó la primera locomotora accionada por turbinas a gas. En 1912 le siguió la primera locomotora diesel, para ese entonces los trenes lograban los 1.000 caballos de fuerza. Velocidades superiores fueron logradas luego por el Shinkansen, el tren de alta velocidad japonés (1964, 210 km/h), el ICE alemán (1988, 406,9 km/h), y el TGV francés con 515,3 kilómetros por hora en 1990.



No hay comentarios:

Publicar un comentario